Cómo regar suculentas en 8 pasos (con imágenes)

Esta publicación puede contener referencias y enlaces a productos de nuestros anunciantes. Podemos recibir comisiones de ciertos enlaces en los que hace clic en nuestro sitio web. Como asociado de Amazon, Rhythm of the Home obtiene ingresos de compras que califican.

Las suculentas son plantas duraderas y difíciles de matar, lo que las convierte en la elección perfecta para las personas ocupadas. Sin embargo, tenga en cuenta que lo único que podría matar a una suculenta es el exceso de agua. A diferencia de otras plantas, a las suculentas no les gusta demasiada humedad. El riego excesivo conduce a raíces podridas y la planta adquirirá un color amarillento.

Si no sabe cómo regar las suculentas, está en el lugar correcto. Preparamos la guía definitiva con valiosos consejos y trucos sobre cómo cultivar plantas saludables. Una vez que lo repases, nunca volverás a matar a ninguna suculenta.

1. Evaluar los niveles de humedad

Evaluar los niveles de humedad del suelo puede ser complicado si eres un principiante. Para tener una imagen clara de la humedad, mida con un conveniente medidor de humedad del suelo. La herramienta es fácil de usar y brinda lecturas precisas, así que consígala si planea tomarse en serio su suculenta colección.

Alternativamente, puede clavar una brocheta en la tierra. Si puede ver claramente la humedad y la suciedad se adhiere al palo, esto es una señal de que la tierra está húmeda y no necesita más riego.

2. Use agua destilada

Agua destilada es la mejor opción para cualquier planta, no solo para suculentas. El agua del grifo contiene minerales que se acumulan en el suelo con el tiempo. Las plantas pueden ser sensibles a la acumulación de calcio o, eventualmente, desarrollar manchas blancas en las hojas. El agua destilada no contiene minerales, lo que permite un crecimiento rápido, una estructura más resistente y hojas más densas.

3. Frecuencia de riego

Las suculentas son plantas con raíces poco profundas, que absorben la humedad del suelo rápidamente. La planta almacena el agua en sus hojas gruesas y jugosas y tiene suficiente suministro para un período prolongado. Esto significa que no es necesario regar las suculentas con frecuencia.

¿Con qué frecuencia debes regar tus suculentas? No existe una regla estándar que funcione para todos, ya que la frecuencia depende de muchos factores, como la temporada, el drenaje, la humedad del aire y el tamaño de la maceta. Verifique si la tierra es árida antes de proceder a remojarlos bien. En promedio, debes regarlos cada 14-21 días. Si es un principiante y no sabe cómo regar las suculentas, puede comenzar con este programa y ajustarlo en consecuencia. Si el suelo está húmedo, posponga el riego por una semana. Las macetas más grandes retendrán más humedad, por lo que deben regarse con menos frecuencia que las macetas más pequeñas.

¿Cómo regar las suculentas? Cuando la tierra esté seca, déles un abundante remojo. Deténgase cuando el agua comience a salir por los agujeros en el fondo de la olla. Deje escurrir el exceso de agua y deséchelo de la bandeja. Mientras que a otras plantas les encantan las salpicaduras frecuentes pero modestas, una suculenta disfruta de un buen remojo cuando el suelo está seco.

¿Cambia la frecuencia de riego a lo largo de las estaciones? Sus plantas necesitarán más riego a principios de la primavera cuando se despierten y crezcan. En invierno, la planta está inactiva y no necesita mucho riego.

4. Use una botella de agua conveniente

Al regar las suculentas jóvenes, tenga en cuenta la cantidad que vierte. Esta suculenta regadera es ideal para regar plantas sensibles al agua como las suculentas. La punta tiene un chorro bastante suave, lo que le permite llegar fácilmente a las raíces. Las formas convenientes le permitirán regar la base del tallo sin empapar las hojas. Además, la botella tiene medidas en el lateral para que puedas realizar un seguimiento de la cantidad de agua que viertes.

Propina: No rocíe las suculentas cultivadas, ya que no les gusta un ambiente húmedo. Las suculentas viven en un clima seco, por lo tanto, deje la nebulización solo para la propagación.

5. Proporcionar drenaje

Ya explicamos que a las suculentas no les gusta el suelo húmedo. Si la maceta no tiene un agujero para el drenaje, la tierra retendrá la humedad. Por lo tanto, elija recipientes con un orificio de drenaje en la parte inferior y una bandeja adecuada para atrapar el exceso de agua. Sin embargo, no tiene que sacrificar la funcionalidad por la estética al elegir los contenedores adecuados. Estas maceta suculenta con un orificio de drenaje tienen un aspecto moderno y minimalista al tiempo que permiten que el exceso de agua gotee sobre la bandeja.

6. El suelo de drenaje rápido es la clave

La tierra para macetas tradicional se moja y libera la humedad lentamente, lo que da como resultado raíces podridas. Todos los entusiastas de las suculentas le aconsejarían que utilizara especial suelo de drenaje rápido que no retendrá demasiada agua. El flujo de aire mejorado permite que la humedad se evapore y drene rápidamente y evite que sus encantadoras suculentas se pudran.

7. Agregar grava

Muchos amantes de las suculentas eligen terrarios de vidrio u otras atractivas macetas para lucir la belleza de sus plantas. Sin embargo, tenga en cuenta que estos no ofrecen un drenaje adecuado.

Si aún desea usar recipientes sin orificios de drenaje o terrarios cerrados, asegúrese de colocar piedras o grava en la parte inferior. los grava Atrapará el exceso de humedad y evitará que las raíces suaves se pudran. En caso de que tenga un recipiente grande, use rocas más grandes para crear una capa inferior uniforme.

Propina: Para deshacerse del moho y las bacterias, agregue un poco de carbón activo triturado sobre la grava. El carbón vegetal es conocido por sus propiedades antifúngicas y mantiene un ambiente limpio y un suelo inodoro.

8. Inspeccionar las suculentas

Si nota hojas muertas encima de las suculentas, es una señal de que no las riega adecuadamente. Esto puede ser un indicador de riego excesivo o insuficiente, así que inspeccione sus suculentas con frecuencia hasta que comprenda el horario de riego.

Si las hojas se vuelven transparentes o amarillas y se sienten suaves cuando las tocas, esto es una clara señal de exceso de agua. Sin embargo, no se asuste si nota estos signos. Retire las hojas afectadas y desarrolle una rutina de riego adecuada que proporcione suficiente humedad y evite la pudrición.

Pensamientos finales

En esta guía práctica, le explicamos cómo regar las suculentas de la manera correcta. Ahora entiendes que es fundamental darle a tus plantas un buen remojo y esperar a que la tierra se seque antes del próximo riego. Esto le ayudó a comprender las cosas vitales para mantener sanas las suculentas. ¡No olvides seguirnos para obtener más consejos y trucos útiles!