Cómo dirigir las semillas de la siembra

Esta publicación puede contener referencias y enlaces a productos de nuestros anunciantes. Podemos recibir comisiones de ciertos enlaces en los que hace clic en nuestro sitio web. Como asociado de Amazon, Rhythm of the Home obtiene ingresos de compras que califican.

Considere hacer una donación si le gusta nuestro artículo. ¡Nuestro sitio web depende de las donaciones de visitantes como usted!

Existen diferentes métodos para traer nuevas plantas a su jardín, pero el más económico es la siembra directa de semillas. Algunas personas pueden encontrar el proceso de siembra directa demasiado difícil y apegarse a métodos más convenientes, pero en realidad es bastante fácil una vez que aprende los conceptos básicos. La mejor parte de la siembra directa de semillas es que realmente no es necesario comprar equipo especializado. Los problemas con el trasplante también se eliminan si sigue esta ruta de plantación.

Es seguro decir que hay muchas ventajas en cultivar plantas directamente a partir de semillas. Dicho esto, asegúrese de conocer también los posibles inconvenientes. Dependiendo de la planta que planeas agregar al jardín, es posible que este no sea el método óptimo para probar. Ciertas plantas tendrán más dificultades para establecerse mediante la siembra directa de semillas en áreas de clima fresco. Algunos buenos ejemplos son Tomates, berenjenas, y pimientos.

A veces, no obtendrá los resultados esperados, ya que sembrar semillas directamente puede ser más impredecible. Hay muchas variables a tener en cuenta, como las condiciones climáticas difíciles y la presencia de vida silvestre local. Si desea tener éxito en el uso de este método de siembra, este artículo lo llevará en un viaje paso a paso para descubrir las mejores técnicas para la siembra directa de semillas. Se sorprenderá al descubrir que no solo los maestros de jardinería de «dedos verdes» pueden utilizar la siembra directa.

1. Preparar el suelo

Lo primero que hay que afrontar en la siembra directa es la preparación del suelo. No puede simplemente tomar las semillas y ponerlas en el suelo tal como está. Para desarrollarse adecuadamente, sus semillas requerirán un suelo con una consistencia fina. Esto es importante porque la delicada semilla no puede emerger a través de un gran terrón de tierra pesada. Hay muchos alimentos almacenados en una semilla para manejar hasta que pueda comenzar a usar la energía del sol, pero eso no será suficiente para manejar suelos duros.

Idealmente, debe preparar las partículas del suelo para que sean del tamaño de una ciruela. Cualquier cosa más grande que eso forzará a las semillas en crecimiento a moverse hacia un lado y causar problemas de desarrollo. Evitar el marchitamiento de sus plántulas nacientes es esencial. Por lo tanto, debe aflojar el suelo con herramientas simples como rastrillos o tenedores de jardín. Asegúrese de que el área resultante tenga una superficie uniforme y esté libre de malezas, rocas y otros escombros grandes.

2. Espacia tus semillas

Al sembrar semillas directamente, tenga cuidado con el espaciado adecuado. No necesita una precisión perfecta, pero se recomienda mantener las semillas plantadas al menos a una pulgada de distancia. Hay consideraciones especiales que deberá descubrir al leer las instrucciones del paquete de semillas. Dependiendo del tipo de planta, puede haber requisitos más específicos que deban seguirse cuando se trata de espaciar las semillas.

El hacinamiento de semillas puede tener algunos efectos perjudiciales, especialmente si hablamos de plantas grandes como la remolacha o la caléndula. No desea que sus plantas compitan por los recursos, por lo que es mejor espaciar las semillas lo suficiente como para permitirles crecer cómodamente. Independientemente del cuidado que tenga en esta etapa, lo más probable es que sea necesario adelgazar las plántulas de su bebé en una fecha posterior.

3. Elija la profundidad correcta

Cualquiera que intente el método de siembra directa de semillas debe tener cuidado al elegir la profundidad de siembra. Una vez más, se recomienda verificar las instrucciones del paquete de semillas que le muestran el enfoque correcto según el tipo de planta que esté cultivando. Hay algunas diferencias notables en términos de profundidad del suelo porque a algunas semillas les gusta estar bien enterradas, mientras que otras funcionan mucho mejor cuando se asientan sobre el suelo.

Si aún no está seguro de decidir la profundidad correcta para la siembra directa, opte por plantar la semilla aproximadamente tres veces más profunda que su diámetro. Esta es una buena regla a seguir, pero no es necesario ser excesivamente meticuloso. Está bien que la mayoría de las semillas comiencen a crecer a pesar de que las profundidades del suelo no son las ideales.

4. Cuidado de las semillas

A veces, puede dirigir las semillas de la siembra con éxito incluso si no prepara el suelo con cuidado y tiene en cuenta las instrucciones sobre el espaciado y la profundidad del suelo. La naturaleza tiende a encontrar una forma de evitar muchos problemas, pero es seguro decir que sin el cuidado adecuado de las semillas una vez que están en el suelo, lo más probable es que no logres la germinación.

Las semillas no podrán desarrollarse si el suelo se seca. Por eso es vital garantizar unos niveles de hidratación adecuados. Puede ser un poco complicado porque hay que encontrar un equilibrio. Agregue demasiada agua y podría dificultar aún más el proceso de germinación. Sea gentil con sus semillas como fuerte manguera de jardín El ajuste puede destruir todo ese cuidadoso espaciado de la superficie y la ubicación de la profundidad. Los tiempos de germinación varían, pero la mayoría de las semillas comenzarán a emerger dentro de los 5 a 14 días.

5. Adelgace sus plántulas

Sus pequeñas plántulas requieren un aclareo porque el hacinamiento es un problema grave que debe prevenirse. Es importante cronometrar este proceso correctamente para hacer un buen trabajo. Cuando comienza a verse como una planta en miniatura con una altura de alrededor de una pulgada y un par de hojas, entonces es el momento de aclarar las plántulas. Asegúrese de no ser demasiado brutal, ya que debe dejar una planta en cada intervalo de 4 pulgadas (algunas plantas pueden necesitar más o menos que eso).

Al eliminar las plantas sobrantes, alentará a otras a desarrollarse salvo. Dependiendo de la planta, este no será un proceso inútil porque ciertos brotes se pueden usar para aumentar el valor nutricional de sus ensaladas. Las plantas de flores o vegetales grandes pueden necesitar un aclareo adicional nuevamente en un mes. Es seguro decir que dar un poco más de espacio ayudará mucho a obtener plantas sanas y longevas. Todo ese espacio adicional le dará a su planta la oportunidad de desarrollar su red de raíces y producir más hojas que maximicen el potencial de crecimiento.