Cómo cultivar y cuidar las flores de petunia

Esta publicación puede contener referencias y enlaces a productos de nuestros anunciantes. Podemos recibir comisiones de ciertos enlaces en los que hace clic en nuestro sitio web. Como asociado de Amazon, Rhythm of the Home obtiene ingresos de compras que califican.

Considere hacer una donación si le gusta nuestro artículo. ¡Nuestro sitio web depende de las donaciones de visitantes como usted!

Geniales para cultivar en contenedores o para plantar a lo largo de las fronteras, las petunias son flores aptas para principiantes con abundantes flores. Son algunas de las plantas más fáciles de cuidar y se pueden cultivar utilizando varios métodos, incluso a partir de semillas o esquejes. Excepto en períodos particularmente cálidos, las petunias lo deleitarán con hermosas flores durante todo el verano. Un aspecto amado por los jardineros en todas partes es la forma en que las petunias se pueden encontrar en casi cualquier color.

Existe una amplia gama de variedades de petunia con diversos tipos de flores, estilos de pétalos y colores. Algunas petunias también son muy fragante para completar su atractivo visual. Gracias a las prácticas de reproducción, los problemas con las variedades antiguas de petunia han desaparecido en gran medida. Estas son plantas perennes pero hoy en día están disponibles comercialmente como híbridos anuales diseñados para cubrir varios estilos estéticos.

1. Plantar Petunias

Un método clásico para cultivar petunias es plantar semillas. Este proceso requiere que los inicie en interiores primero. Las semillas de petunia deben exponerse a una cantidad saludable de luz para poder germinar correctamente. No se olvide del riego frecuente para ayudar a que las plántulas crezcan. Una vez que las petunias comienzan a desarrollar algunas hojas, se pueden transferir con éxito al jardín. Se necesitan aproximadamente 3 meses para que las petunias comiencen a partir de semillas, por lo que muchas personas prefieren comprar trasplantes y plantarlos en contenedores.

Gracias a sus prolíficas flores, las petunias son flores ideales para usar en cestas colgantes u otro tipo de macetas. Echa un vistazo a este conjunto de jardineras colgantes en Amazon. Opte por las variedades de petunia que se arrastran, ya que funcionan mejor para los contenedores. Lo más importante al plantar petunias de esta manera es evitar el hacinamiento de las plantas. Las macetas de petunias pueden colocarse estratégicamente en todo el jardín o colgarse en varios lugares para darle un toque de color al área.

2. Requisitos de luz y suelo

Si bien a una pequeña minoría de petunias no les va bien a pleno sol, la gran mayoría de las variedades de petunia prefieren grandes cantidades de luz solar para desarrollar adecuadamente sus flores. Si vive en un clima cálido, asegúrese de que las flores de petunia tengan algo de sombra para mantenerlas frescas. Cuando se trata de los requisitos del suelo, las petunias no tienen necesidades especiales. Lo mejor que puede ofrecerles es un suelo fértil que es ligeramente ácido y tiene características de drenaje sólidas. Las petunias pueden crecer bien en suelos arcillosos, arcillosos o arenosos.

3. Requisitos de temperatura y fertilizantes

La temperatura es importante durante el período de germinación ya que se requiere calor adicional para este proceso. Para comenzar con ventaja si está cultivando petunias a partir de semillas, se recomienda usar almohadillas térmicas para estimular la germinación. Al trasplantar petunias, es una buena idea utilizar algunas fertilizante vegetal. Los tipos de alimentos para plantas equilibrados y para todo uso funcionan mejor para dar un buen impulso de nutrición para permitir que las petunias produzcan sus grandes racimos de flores. Para maximizar la producción de flores, recomendamos optar por un fertilizante de liberación lenta que se use regularmente hasta mediados de otoño.

4. Necesidades de agua

Gracias a su tolerancia al calor decente, las petunias pueden soportar períodos de sequía. Limítese a regar una vez a la semana, con la excepción de períodos prolongados de clima seco. Las petunias en macetas generalmente requerirán un poco de riego adicional, pero debe tener cuidado al cultivar estas plantas en contenedores para dejar que la tierra se seque por completo después de cada riego. Las petunias plantadas en macizos de flores deben regarse completamente hasta una profundidad del suelo de 7 pulgadas.

5. Triturado

Las plantas de petunia prosperan cuando la temperatura del suelo es constante. Por esa razón, es importante agregar una buena capa de mantillo que actúe como una pared defensiva para las raíces poco profundas de la planta. Esto también ayuda a mejorar la capacidad de la petunia para retener el agua de manera más eficiente. Use un tipo de mantillo de calidad que también pueda proporcionar algo de nutrición. Cosas como corteza triturada o recortes de césped seco deberían funcionar perfectamente.

6. Poda

Sin una buena poda, es posible que las petunias no ofrezcan los resultados deseados en términos de producción de flores. Cuando las plantas maduras se vuelven largas, significa que necesitan ser revitalizadas para ayudarlas a generar nuevas flores. Utilice un par de tijeras de podar para quitar las cabezas de flores muertas. Este proceso evitará que la planta se convierta en semilla y apoyará el florecimiento. Se recomienda el descabezamiento completo si planeas llevar las petunias al interior durante el invierno.

7. Enfermedades y plagas comunes

Las flores de petunia crecen fácilmente sin requerir un mantenimiento intensivo, pero aún debe estar atento a problemas comunes como plagas y enfermedades. Si vive en un clima particularmente lluvioso, es importante estar al tanto de las enfermedades del moho gris y la podredumbre blanda y optar por cultivares de petunia más resistentes a la intemperie. Las plagas más comunes para las petunias son los pulgones y las orugas del gusano de las yemas. Los pulgones se pueden eliminar con la ayuda de un buen manguera de jardín mientras que las pequeñas orugas verdes pueden requerir un tratamiento más potente con la ayuda de pesticidas orgánicos.