Cómo cultivar y cuidar las flores de clavel

Esta publicación puede contener referencias y enlaces a productos de nuestros anunciantes. Podemos recibir comisiones de ciertos enlaces en los que hace clic en nuestro sitio web. Como asociado de Amazon, Rhythm of the Home obtiene ingresos de compras que califican.

Considere hacer una donación si le gusta nuestro artículo. ¡Nuestro sitio web depende de las donaciones de visitantes como usted!

Conocido por su apellido Dianthus, el clavel es una de las flores cortadas más populares que existen. Ambos son hermosos y tranquilos fragante por eso, muchos jardineros desean aprender a cultivarlos y cuidarlos. La planta se caracteriza por la rica apariencia de sus pétalos que varían en color del blanco al rojo y púrpura. Los claveles con flores grandes tienen 5 pétalos, mientras que otras variedades pueden alcanzar hasta 40 pétalos.

Los claveles se usan con frecuencia con fines decorativos y también son excelentes flores para ofrecer como obsequios románticos teniendo en cuenta cómo simbolizan la fascinación, el amor y el afecto. Si está interesado en aprender a llevar esta elegante flor a su jardín, esta guía le ayudará. Analizaremos de cerca los pasos esenciales para el cultivo exitoso de flores de clavel.

1. Tipos de clavel

Gracias a su gran popularidad, los claveles están disponibles en una amplia variedad de formas y colores. Hay muchas opciones flexibles, pero se destacan tres tipos principales de clavel. Estamos hablando de claveles de flores grandes, en aerosol y de flores enanas. Las variedades de flores grandes son como era de esperar: flores con una gran flor en el tallo, mientras que los otros tipos tienen pequeñas flores en cada tallo. Este último también es de menor tamaño.

2. Plantar la flor del clavel

Hay muchos métodos que puede probar si desea plantar flores de clavel. La planta es lo suficientemente versátil como para cultivarla fácilmente en una maceta o en una cama de jardín. Debe tener en cuenta que deberá adoptar un enfoque diferente dependiendo de si opta por plantar en el exterior o en el interior.

  • Plantar semillas de clavel en interiores

Con alrededor de 7 semanas antes de que su ubicación ya no esté bajo la amenaza de las heladas, es seguro considerar plantar las semillas de clavel en el interior. Es importante elegir un recipiente que tenga bonitos orificios de drenaje. Elija un tipo de tierra para macetas de calidad, como esta mezcla de Amazon que ha sido diseñado específicamente para cubrir las necesidades de las flores.

Agrega las semillas y cúbrelas con tierra de manera suave. Riegue bien y espere a que aparezcan las plántulas después de aproximadamente tres días. Puede acelerar el proceso envolviendo la maceta en una bolsa de plástico para que el efecto invernadero haga su trabajo. Una vez que las plántulas comienzan a crecer y tienen algunas hojas, se pueden trasplantar fácilmente a sus propios contenedores o en el jardín al aire libre, asumiendo que las heladas desaparecieron por completo.

  • Plantar semillas de clavel al aire libre

Plantar semillas de clavel al aire libre es un poco más difícil, ya que las plantas tardan más en florecer, pero vale la pena el esfuerzo si el área está libre de heladas. El proceso es bastante similar al cultivo en interiores, pero debe elegir un buen tipo de suelo con una capacidad decente de drenaje de agua. Plante las semillas a un octavo de pulgada de profundidad. Las plántulas necesitarán una buena fuente de agua para prosperar, pero evite regarlas en exceso. Espere germinaciones en alrededor de dos a tres semanas. Asegúrese de adelgazar las plantas pequeñas una vez que comiencen a crecer.

  • Plantar clavel a partir de esquejes

Es posible propagar claveles solo a partir de esquejes de flores. Hay muchos jardineros de clavel expertos que pueden hacer esto y el secreto es usar esquejes de 4 a 6 pulgadas de flores terminales. Plantar claveles de esta manera requiere que los esquejes se asienten en arena pura durante aproximadamente un mes entero para que esté listo para el trasplante.

3. Cuidando su jardín de clavel

Los claveles aman una cantidad decente de luz solar y necesitarán al menos cuatro horas para crecer bien y saludables. Al igual que con el cuidado de otras flores, es importante evitar el riego excesivo, ya que puede causar problemas a la planta. El follaje amarillo representa una señal de que está agregando demasiada agua. Triturado no se recomienda para claveles porque puede interferir con la circulación del aire.

Cuando se trata de promover el rebrote, siempre debe inspeccionar las flores y deshacerse de las flores gastadas o las hojas muertas. Algunas variedades de clavel pueden crecer particularmente alto y pueden requerir soporte adicional para el tallo. Obtener flores de clavel de calidad es cuestión de utilizar un buen suelo fértil y cuidar bien los aspectos del riego para mantener las plantas húmedas. Un buen fertilizante puede ayudar con el proceso de crecimiento y los claveles pueden prosperar mejor si agrega turba nutritiva.

Los claveles son muy vulnerables a las heladas, por lo que debe brindarles una protección confiable durante los inviernos fríos. Puede fomentar el crecimiento la próxima temporada trasplantando las flores en el interior o creando un invernadero de aro. Aunque está plantando claveles solo una vez, es seguro decir que puede disfrutar del aspecto encantador y la gran fragancia de sus flores durante muchos años.

4. Plagas y enfermedades

Por lo general, no es necesario invertir en pesticidas para las flores de clavel, ya que las plagas no tienden a infestarlas con demasiada frecuencia. Si bien hay pocas plagas de las que preocuparse, debe tener en cuenta que muchas enfermedades pueden afectar a las plantas de la familia Dianthus. Los mohos y hongos pueden aparecer cuando las plantas no se benefician de una circulación de aire adecuada. Ralear las flores y trasplantarlas pueden ser tareas necesarias para prevenir estas enfermedades.