Cómo cultivar y cuidar el calabacín

Esta publicación puede contener referencias y enlaces a productos de nuestros anunciantes. Podemos recibir comisiones de ciertos enlaces en los que hace clic en nuestro sitio web. Como asociado de Amazon, Rhythm of the Home obtiene ingresos de compras que califican.

Considere hacer una donación si le gusta nuestro artículo. ¡Nuestro sitio web depende de las donaciones de visitantes como usted!

El cultivo de calabacín es algo que muchos jardineros eligen hacer porque es un vegetal fácil de cultivar que ofrece una cosecha abundante. Si bien no debería ser difícil cultivar y cuidar las plantas de calabacín, es importante tener en cuenta algunos aspectos para asegurarse de obtener los resultados esperados. Los calabacines tienen algunas condiciones de crecimiento específicas que deben cumplirse y hay algunos errores que debe evitar al plantar las plántulas.

Las variedades de calabaza son productores muy prolíficos y el calabacín no es una excepción. Si desea cultivar esta deliciosa verdura en su jardín, es esencial tener en cuenta el sitio de plantación y las diversas preparaciones involucradas para que el calabacín comience rápidamente. Una vez que la planta comience a desarrollarse, deberá cuidarla bien para que pueda comenzar a dar frutos. Este artículo explora todos estos aspectos para que puedas disfrutar de una gran cosecha de calabacines saludables y sabrosos. Consulte los siguientes consejos para aprender a cultivar y cuidar este tipo de calabaza.

1. Elegir un sitio para plantar

Preparar un buen lado para la siembra es un aspecto fundamental a la hora de cultivar calabacines. Idealmente, esta verdura debe plantarse en un lugar donde pueda recibir pleno sol. Es importante elegir un sitio con suelo fértil y bien drenado que no muestre signos de estar empapado. Antes de continuar y plantar sus plantas de calabaza, es muy recomendable agregar un poco de compost para mejorar la calidad nutricional del suelo. El sitio de plantación debe ser lo suficientemente grande como para permitirle espaciar las plantas a una distancia de dos a cuatro pies.

2. Plantar calabacín

Las semillas de calabacín deben plantarse a una profundidad de 1 pulgada en el suelo. El calabacín funciona bien para plantarlo en colinas, lo que significa mantener grupos de dos o tres plantas muy juntos. Estos racimos de calabacines tendrán más posibilidades de ser polinizados adecuadamente para que las frutas puedan desarrollarse. Se recomienda esta estrategia de siembra para obtener una abundante cosecha de calabacín. Aunque las semillas de calabacín se pueden comenzar en el interior, esto en realidad no es necesario porque los calabacines crecen muy rápido directamente de la semilla.

Siempre que el suelo esté lo suficientemente cálido, puede esperar que los calabacines germinen en cuestión de días. Al plantar calabacines, debe tener mucho cuidado con las heladas porque esta verdura es particularmente vulnerable a temperaturas muy frías. Asegúrese de no plantar calabacines demasiado pronto. Es mejor esperar a que pase la amenaza de las heladas antes de la siembra directa. Cuando la temperatura del suelo suba a alrededor de 60 ° F, puede comenzar a sembrar las semillas de calabacín de manera segura.

3. Cuidando el calabacín

Hay varios aspectos que juegan un papel cuando se trata de cultivar calabacines con éxito. Una vez que la verdura ha comenzado a establecerse, se recomienda agregar un poco de fertilizante para fomentar un mayor desarrollo. Un riego frecuente y constante es fundamental para asegurar un crecimiento adecuado de los frutos de la planta. Los calabacines requieren riego una vez a la semana, pero asegúrese de alimentar la planta profundamente hasta las raíces porque el riego poco profundo no funcionará bien.

Para retener algo de humedad y ofrecer protección a las raíces, se recomienda encarecidamente utilizar un buen tipo de mantillo para tu jardín de calabacines. Si bien el acolchado no es absolutamente necesario, puede marcar una diferencia importante en términos de obtener una cosecha más grande. Si las frutas adquieren una forma extraña, eso puede ser un signo de problemas de fertilización o riego inadecuado.

4. Problemas de polinización

A veces, los jardineros de calabacín pueden experimentar problemas de polinización cuando la planta florece pero no aparece la fruta real. El problema proviene de la necesidad de que las flores masculinas y femeninas se abran simultáneamente para que pueda continuar el proceso de polinización. Muchas plantas nuevas de calabacín a menudo tendrán muchas más flores masculinas inicialmente, pero debes tener paciencia. Las frutas comenzarán a formarse eventualmente asumiendo que hay suficientes insectos polinizadores en el área.

En caso de que sus plantas de calabacín tengan problemas más graves con el proceso de polinización, también puede adoptar un enfoque manual. Simplemente tome el polen de las flores masculinas y espolvoréelo sobre las flores femeninas. Puede usar un hisopo para una transferencia eficiente del polen. Es un método bastante sencillo, pero vale la pena intentarlo para que se produzca la polinización. Si los frutos producidos son más pequeños de lo esperado, esto podría ser un signo de falta de insectos polinizadores o tal vez los calabacines estén afectados por un hongo.

5. Plagas y enfermedades

Sus plantas de calabacín pueden ser atacadas por algunas plagas y enfermedades. Uno de los problemas más desafiantes es la aparición de barrenadores de vid de calabaza. Para evitar la aparición de estos insectos, lo mejor que puede hacer es plantar la calabaza más tarde en la temporada, como a mediados de julio. El escarabajo del pepino y la chinche apestosa son otras plagas comunes que pueden afectar las verduras de calabacín. Las infestaciones graves pueden requerir la aplicación adecuada de insecticidas y un mejor mantenimiento del jardín.

Aunque no hay muchas enfermedades que puedan afectar a los calabacines, la pudrición del extremo de la flor puede ser particularmente devastadora. Esta es una enfermedad común que afecta a varios tipos de calabazas. Puede revisar los extremos de las flores en busca de decoloraciones negras para ver si sus plantas de calabacín están saludables. La pudrición del final de la flor generalmente es causada por niveles fluctuantes de humedad en el suelo o algunas deficiencias minerales. El acolchado y el riego profundo pueden ayudar a corregir cualquier problema relacionado con esta enfermedad.

6. Cosecha y almacenamiento de calabacines

Se recomienda comenzar a cosechar calabacines mientras las frutas son pequeñas porque puede disfrutar de una verdura más sabrosa. Los calabacines tiernos y tiernos suelen ser más sabrosos, mientras que los calabacines grandes tienen muchas semillas y un sabor amargo. Una vez que las frutas midan alrededor de 4 pulgadas de largo, puede continuar y cosecharlas. Dado que los calabacines son productores tan prolíficos, es importante revisar sus plantas todos los días para ver si hay nuevas cosechas después de que se produzcan las frutas. El calabacín fresco puede durar alrededor de 10 días en el refrigerador.

7. Plantas compañeras

Los frijoles y el maíz suelen ser las mejores plantas complementarias del calabacín. Las legumbres como los frijoles son capaces de fijar de manera confiable el nitrógeno, lo que beneficia al calabacín en particular porque es un alimento pesado. El maíz hace una gran combinación con el calabacín considerando que tienen requisitos de humedad y fertilidad del suelo muy similares. La abundancia de frutos de calabacín representa una ventaja tanto para el maíz como para los frijoles debido a la sombra del suelo. Las malas hierbas y las plagas se mantienen a raya más fácilmente con la ayuda de las hojas espinosas de la calabaza.