Cómo cultivar tomates: el ritmo del hogar

Esta publicación puede contener referencias y enlaces a productos de nuestros anunciantes. Podemos recibir comisiones de ciertos enlaces en los que hace clic en nuestro sitio web. Como asociado de Amazon, Rhythm of the Home obtiene ingresos de compras que califican.

Considere hacer una donación si le gusta nuestro artículo. ¡Nuestro sitio web depende de las donaciones de visitantes como usted!

Mucha gente está de acuerdo en que los tomates de cosecha propia son muy superiores a los que se compran en la tienda. Cultivar sus propios tomates no es un proceso muy difícil, suponiendo que haga algunos preparativos y los cuide con regularidad. Una cosecha de tomate saludable lo recompensará con una cosecha abundante y un aroma distintivo rico en sabor. Los tomates producidos comercialmente son inferiores porque generalmente se cosechan antes de que estén completamente maduros y realmente no pueden desarrollar ese sabor jugoso característico de las variedades de cosecha propia.

Si desea crear un jardín de tomates con una mayor profundidad de sabor, la siguiente guía debería ser de gran ayuda. Incluso si eres un principiante total y solo estás pensando en comenzar un pequeño huerto, cultivar tomates debería ser un proceso relativamente sencillo. Los tomates pueden presentar algunos problemas adicionales en comparación con otras verduras, pero con buenas prácticas de cuidado, debería poder superarlos.

1. Variedades de tomate

Antes de analizar varios aspectos del cultivo de tomates, es importante decidir qué variedad de tomate se adapta a su clima y preferencias particulares. Además de los tomates estándar que se encuentran en las tiendas, existen otras variedades populares que debe probar si prefiere una forma y estilo diferente.

Tomates de ternera son conocidos por producir frutos grandes con un gran sabor para ensaladas o sándwiches. Como estos son tomates más grandes, requerirán una temporada bastante larga para madurar completamente y crecen mejor en climas más cálidos. Tomates ciruela se cultivan tradicionalmente en Italia y pueden considerarse ideales para la salsa para pasta. Otra variedad popular es la tomate cherry que se caracteriza por pequeños frutos pequeños que tienen un gran impacto en términos de sabor.

2. Preparación del sitio de la planta

Al igual que otras verduras, los tomates necesitan pleno sol y tienden a favorecer un suelo bien drenado. Por lo general, crecen mejor en las regiones del sur siempre que se les brinde protección del intenso sol de la tarde. En las regiones del norte, es fundamental encontrar un sitio de plantación que reciba la mayor cantidad de luz solar posible.

Los tomates crecerán más sanos con la ayuda de un sistema de apoyo que los mantenga alejados de las enfermedades transmitidas por el suelo. Para una buena cosecha, es fundamental utilizar un suelo muy fértil al plantar tomates. El estiércol y el abono se pueden utilizar para aumentar los nutrientes en el suelo. Comercial fertilizante no siempre es necesario, pero puede hacer maravillas cuando se trata de suelos en malas condiciones. Nosotros recomendamos Fertilizante de tomate Jobe’s Organics de Amazon.

3. Cuidando los tomates

Tanto las plántulas de tomate como los trasplantes requieren un riego sólido inicialmente, así como un buen riego durante toda la temporada de crecimiento. Es importante alimentar a los tomates con cantidades generosas de agua para alentar al sistema de raíces de la planta a establecerse lo más firmemente posible. Las malezas se pueden controlar con la ayuda de triturado. Esto también ayuda a evitar el secado excesivo de sus plantas de tomate.

Cuando se trata de mantener plantas de tomate saludables que produzcan una gran cosecha, es esencial considerar «detener» la plantas. El proceso se refiere a alentar la madurez de las frutas existentes en lugar de permitir que el tomate desarrolle más formaciones en racimo. Lo ideal es que los productores de tomates al aire libre mantengan alrededor de 4 o 5 racimos de frutas, o menos, dependiendo de qué tan fría sea la temporada.

4. Plagas y enfermedades

Los tomates no están plagados de muchas plagas y enfermedades. Los problemas habituales de crecimiento tienen que ver con el clima demasiado frío o húmedo, lo que a menudo provoca deficiencias de nutrientes en la planta. La fractura de la fruta puede aparecer debido a un riego irregular. La pudrición del extremo de la flor es una enfermedad común causada por la falta de calcio. Las deficiencias de magnesio producen un amarillamiento de las hojas.

Cuando se trata de plagas, los tomates pueden verse afectados por pulgones y diversas cepas del virus del mosaico. La mosca blanca es una de las plagas más populares que ataca a los tomates. Los huevos de la mosca blanca crecen debajo de las hojas y pueden causar varios problemas a sus plantas. Por eso recomendamos comprar un insecticida de calidad antes de que los tomates comiencen a desarrollarse. El tizón tardío es una enfermedad fúngica que debe tener en cuenta. Aporta manchas grises y mohosas en las hojas y también afectará a los frutos.

5. Cosecha y almacenamiento

Una vez que las frutas hayan madurado maravillosamente, es hora de cosechar las plantas de tomate. Recomendamos cosechar lo más rápido posible cuando los tomates estén listos para que pueda fomentar un mayor crecimiento. Cuando llega el otoño, las heladas se convierten en una amenaza para los tomates. Se recomienda cosechar todas las frutas antes de que sea demasiado tarde. Los tomates pueden seguir madurando en el alféizar de la ventana.

Los tomates no deben guardarse en el refrigerador, ya que adquieren una textura blanda y pierden su sabor. Puede mantenerlos a temperatura ambiente durante aproximadamente una semana, pero deberá congelar los tomates para conservarlos durante un período de tiempo prolongado. Debido a que están recién cosechados, los tomates de cosecha propia tienden a durar más en el mostrador de la cocina en comparación con las opciones comerciales.

6. Consejos útiles para el cultivo de tomates

  • Nunca multipliques las plántulas de tomate

Las plántulas necesitan suficiente espacio para poder ramificarse y desarrollarse de manera saludable. No se recomienda tener demasiadas plántulas, ya que puede terminar fácilmente con muchas plantas débiles. Es por eso que sugerimos eliminar las plántulas más pequeñas para permitir que los productores más fuertes prosperen. Cuando se apiñan las plántulas de tomate, el resultado es una inhibición del crecimiento en todos los ámbitos. Todo el estrés adicional puede hacer que las plantas sean vulnerables a enfermedades más adelante.

  • Use un ventilador para el cultivo en interiores

Cuando se cultivan al aire libre, los tomates se balancean suavemente con la brisa y este proceso los ayuda a crecer más fuertes. Para reproducir el mismo efecto natural para el cultivo de interior, recomendamos usar un ventilador para aumentar la circulación de aire. Solo unos minutos dos veces al día de uso del ventilador puede mejorar significativamente el desarrollo de los tallos de la planta.

Al plantar plantas de tomate más profundamente, puede asegurarse de que sus raíces crezcan fuertes y saludables. Este es un consejo recomendado para aquellos que ponen sus tomates en la maceta y planean crear un jardín de tomates al aire libre. Cuanto más profundo entierres los tallos, mejor para la planta, ya que puede producir más raíces.